viernes, 6 de enero de 2012

retorno (“como si el barco fuese un pliegue del mar”)

Repetí el 1 de enero, otra vez, el rito de comienzo de año que me asegura. Fui hasta el mar, me iluminé de nuevo recordando a Ungaretti, y volví a encontrar la eternidad de Rimbaud. Retorno a la Marina.

Denia, Marina alta, 01/01/12