martes, 14 de febrero de 2012

impunes delincuentes

Leo a Caballero Bonald en Entreguerras:


qué monocorde copia de ruindades la de esa genealogía de egregios

cuya ambición se alía empecinadamente se confunde

con el culto mirífico a la patria al invicto a los despojos de la tradición

a tantos y a tan sacrosantos dogmas defendidos con cruces con fusiles

esa obediencia vejatoria a todo lo demasiadamente intocable

ya cuando la fe en el más allá se asemeja a la impunidad del delincuente


Son sus memorias, pero ¿habla de un tiempo pasado?