martes, 1 de febrero de 2011

mutaciones

En un discurso en Londres el 14 de abril de 1856, Marx nos dijo cómo reconocer al viejo topo: en los signos que dejan perplejos, desconcertados a quienes Dylan llamó Mr. Jones.

“In the signs that bewilder the middle class, the aristocracy, and the poor prophets of regression, we do recognize our brave friend, Robin Goodfellow, the old mole that can work in the earth so fast, that worthy pioneer — the Revolution.”

Asoma el viejo topo estos días, transformado en gusano del desierto.